jueves, 9 de junio de 2011

Isabel Allende presenta “El cuaderno de Maya”


FUENTE DE INFORMACIÓN: http://www.todoliteratura.es/

Por Javier Velasco Oliaga

Hoy, Isabel Allende ha presentado en Madrid su nueva novela El cuaderno de Maya, un libro sobre una joven estadounidense de diecinueve años de edad que está metida en problemas con las drogas y el alcohol. Después de varias vicisitudes bastante truculentas, se refugia en la isla de Chiloé, ubicada al sur de Chile, donde se enfrenta consigo misma. Esas experiencias las refleja en el papel. La obra ha sido publicada por Plaza y Janés, su editorial de toda la vida.


                                             
Aunque la protagonista sea una joven, el libro está pensado para el público adulto por su dureza y por los temas que trata. La joven es una estudiante de Berkeley donde se ve envuelta en un crimen que hace que la persiga la policía, el FBI y la Interpol, ese despliegue policial hace que emigre desde esa población californiana al archipiélago de Chiloé no sin antes sufrir una serie de peligrosas experiencias.

Espoleada por sus nietos que la dijeron que cuándo iba a escribir algo que les interesase a ellos, comenzó, como cada 8 de enero, la redacción del libro. Al principio no tenía guión, como siempre que empieza una obra, sólo una idea vaga, “sentada en el ordenador durante dos semanas no se me ocurría nada”, relata la menuda escritora chilena, hasta que la idea surge y la plasma como una novela policiaca, “siempre he admirado a los escritores de novelas policiacas, de suspense, que tienen toda la trama en la cabeza, incluso el final, antes de empezar a escribir”, cuenta con sana envidia Isabel. Incluso reconoce que se sentía atrapada en más de una ocasión y que no sabía sacarla de algunas situaciones.

Las drogas están presentes en la obra y en su vida. “He utilizado a mis nietos para recabar información, ya que las drogas cambian constantemente”, reconoce sin tapujos la novelista chilena. Su experiencia con las drogas en su época de hippie le ha servido para la novela, pero la crudeza que narra no está basada en ella y sí en los hijos de su marido, Willy Gordon, que tiene tres hijos con problemas de adicción, su segunda hija murió a causa de éstas, y los otros lo han superado.

“La tentación de la droga está en todas partes, de eso no se salva nadie”, afirma la escritora chilena y añade que hoy en día todo el mundo, incluso ella, ha probado las drogas y el alcohol, “ pero no todos somos adictos”, agrega.  En ese sentido, apuesta por legalizar y comercializar las drogas con impuestos e invertir el dinero que gastan los gobiernos en armas, en la educación y la concienciación de los más jóvenes. Porque para ella la educación, la política y la economía siguen ancladas en el siglo XIX.

“La guerra contra las drogas está perdida”, dice enfatizando la palabra perdida y que por ser ilegal se desarrolla toda una economía paralela, llena de cárteles y grupos de presión que hacen que se produzcan muchas muertes y en donde están metidos negocios de todo tipo.  “¿Que cómo se sale de la droga? No lo sé”, se pregunta y se responde, pero lo que sí tiene claro es que “con este libro no quiero dar ningún mensaje, no tengo respuestas. Sólo tengo preguntas. Sólo pretende contar lo que sabe y ha vivido en primera persona.

Su nueva novela difiere de las anteriores, reconoce estar un poco cansada de tanta “novela histórica”. Éste es un libro distinto, contemporáneo y urbano, aunque también refleja el contraste de la California urbana y la rural de Chiloé, un lugar más atemporal donde se tiene tiempo para reconocerse a uno mismo y reflexionar sobre su vida. “Vivimos una cultura en la que no se tiene tiempo para la reflexión y el silencio, en la que no se puede estar sin ruido”, analiza sabiamente y este es, precisamente,  el tema del libro. Cuando por primera vez la protagonista se encuentra sola.

                                        


                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario