lunes, 9 de enero de 2012

El deseo de tu pasión

He sobornado expresamente un deseo
encontrado en un libro de pulida piel,
  que de nadie eran sus tristes palabras
y aún así, las hice felices en mi pincel.
Pinté el horizonte con esencia de ámbar
el luminoso cielo tapado con un papel
absorbiendo la salada lluvia al caminar,
por la orilla recurrente de mi dintel.
Ahora que he visto el mar florecer,
miro las ufanas flores de tu jardín,
mientras guardo el deseo sin querer
en las envidiadas notas de tu violín.
Después, lo único que alivia y distrae,
es sentirse amado con sumisión
en la asombrada quimera que cae,
en el contraste tibio de tu pasión.

Derechos reservados del autor – @Poemas 2011
Prohibida su reproducción sin la autorización expresa del autor
 
 
Miguel Á. Bernao
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario