viernes, 15 de marzo de 2013

Las ideas

En este orden prosaico, las ideas vuelven para irse,
procrear la reflexión y atribuirse el éxito;
tal es su oficio que han amparado el silencio
y desprotegido el miedo de su satisfecho orgullo.

Vuelven con la impronta del deseo, con la danza de la bruma
y el desprecio acontecido en los contornos del olvido.

Sucede que el tiempo, 
discurre por las mismas ensoñaciones que la mente crea, 
y algo consigue encender las impurezas del hombre; 
alma seca, cuán exacto a si mismo y su grandeza, 
con las mismas sombras y la misma premisa.

Y si es mi alma un misterio y, sin saber su mal y su secreto,
morirá la justicia del sueño en el intervalo funesto del deseo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario